CAMPAÑA



1.Introducción a la figura del becario
2.Consecuencias de la becarización del mercado laboral
3.Qué queremos conseguir
4.Cómo lo vamos a conseguir



Hoy en día, se utiliza el término “becario” para referirse a diversas realidades en función del tipo de beca. La campaña “No + becas x trabajo” aborda la realidad de las becas entendidas como las prácticas empresariales que realizan los estudiantes universitarios como complemento a su formación académica. Para ello, universidades y centros de estudios se encargan de firmar convenios con diferentes empresas para “facilitar” al estudiante sus prácticas. 

El becario, al no ser un trabajador, no tiene contrato, no mantiene una relación laboral con la empresa y, por lo tanto, queda fuera de cualquier convenio colectivo y del Estatuto de los trabajadores, dejando su salario y condiciones a total discreción de la empresa. Además, una vez acabada la beca o becas, por largo que haya sido el periodo, los becarios no tienen derecho a cobrar subsidio por desempleo y, de hecho, la mayoría no cotiza a la Seguridad Social, con lo que todos esos años de trabajo no repercutirán en su vida laboral, de la que depende su pensión en el futuro.
  • Prolongan la dependencia económica de los jóvenes.
  • Favorecen de la “fuga de cerebros”; expulsión de mano obra cualificada, con la consiguiente pérdida de productividad en la economía.
  • Presionan a la baja sobre los salarios de los trabajadores con contrato y facilita del despido de los mismos. Aumenta el déficit de la Seguridad Social por ausencia de la cotización correspondiente de trabajador y empresa.
  • Acaban con las expectativas de la juventud e impide la promoción laboral basada en el mérito y la experiencia.
  • En el interior de la empresa, los trabajadores quedan fragmentados entre regulares y becarios. Éstos últimos no tienen posibilidad de representación en los comités de empresa: no pueden ser representados por los comités ni por ellos mismos frente a la empresa. Tampoco tienen posibilidad de ningún tipo organización sindical.
  • Hace inútil cualquier política que favorezca la contratación de jóvenes, ya que a las empresas siempre les resultará más rentable usar la figura del becario.

La aparición de la figura del becario ha traído consigo la creación de un fenómeno denominado becarización del mercado laboral. Con la agudización de la destrucción de empleo originada por la crisis, la mayoría de empresas aplican políticas de reducción o no ampliación de plantilla, cubriendo su necesidad de mano de obra con becarios que van sustituyendo en cuanto no es posible renovarles el convenio.

En algunos casos, estas compañías financian la matrícula en cursos universitarios que permitan extender los convenios a los becarios; en otros, recomiendan a los estudiantes que dejen algunos créditos sin matricular para poder continuar con la beca. En algunas empresas están aplicando EREs para despedir a trabajadores con antigüedad, sustituyéndolos por becarios que realizan las mismas funciones por un salario considerablemente menor. También se emplean becarios para sustituir bajas laborales por enfermedad y maternidad.


Esta extensión de la práctica de “becarización” de la mano de obra juvenil tiene importantes consecuencias en el conjunto de la estructura social:

En resumen, la posibilidad de encadenar becas en empresas en un contexto de paro masivo genera una situación de subempleo cualificado que supone una huida de la prestación laboral regulada por los convenios colectivos y la legislación en materia laboral. El escaso poder de los jóvenes en los sindicatos mayoritarios y la inexistencia de otras organizaciones juveniles que se centren en el aspecto laboral propician que la situación de los becarios esté invisibilizada para la opinión pública.



A nivel legislativo, tendremos que centrarnos en que se retiren o se modifiquen los Reales Decretos que permiten que las empresas sustituyan trabajadores regulados por becarios. Exigimos limitar la figura del becario únicamente a la formación práctica obligatoria ligada a los estudios universitarios (prácticum). Impidiendo de esta manera que dichas prácticas puedan ser utilizadas por las empresas para sustituir trabajadores.


De esta manera, pretendemos que las empresas que quieran contratar un trabajador con carácter de aprendiz, haya o no haya terminado sus estudios, tengan que hacerlo a través de los contratos ya existentes que regulan este tipo de relaciones laborales; como son el contrato en formación y el contrato en prácticas.

En el ámbito universitario
queremos mejorar la calidad de las prácticas. Sabiendo que dicho trabajo no puede ser regulado mediante un contrato laboral, exigimos que al menos se cumplan unas condiciones mínimas que mejoren la calidad de éstas;  por ejemplo: garantizar una verdadera formación práctica acorde a la formación académica, dar facilidades a los estudiantes para que no tengan que pagar más allá del coste de la matrícula por realizar dichas prácticas (abono transporte, comidas etc.)

Aquí  puedes consultar nuestra lista completa de reivindicaciones.


1. Por un lado, vamos a ejercer presión a través de los medios de comunicación y de acciones en la calle, demostrando y denunciando esta situación. También haremos presión institucional intentando que el Defensor del pueblo o representantes políticos aborden el tema en el Parlamento. Asimismo, intentaremos que los comités de empresa se posicionen en contra de la incorporación de becarios y denuncien la situación dentro de las empresas, exigiendo que la contratación de  los becarios se limite a figura delimitada en las reivindicaciones de la campaña. ¿Qué pasaría si hubiera una huelga de becarios?

2. Por otro lado, prestaremos asesoría legal gratuita a todos aquellos becarios que quieran denunciar su situación, intentando que seamos el mayor número posible de denunciantes para acabar forzando un cambio un cambio en la legislación.

3. Dado que no existe ningún organismo oficial que aborde el problema de los becarios, vamos a realizar un estudio riguroso sobre el mismo. Con los resultados podremos denunciar esta situación a través de cifras que demuestren las condiciones de vida y de trabajo que sufren los becarios, así como una estimación de a cuántos jóvenes les afecta este problema.

4. En último lugar, vamos a intentar coordinarnos con todos aquellas asociaciones y alumnos universitarios para realizar una presión interna que exija el cumplimiento de las reivindicaciones destinadas a mejorar la calidad de las prácticas universitarias.








 

No más Becas por Trabajo Copyleft - 2011 - |- Original template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates